Pensamientos computables - www.pensamientoscomputables.com
32

Los impresionantes cables submarinos (primera parte)

Publicado el: 24/09/2010
Grua
Internet permite que cualquier ordenador se pueda comunicar con cualquier otro por muy distantes que estén. Esto no es gracias a la magia sino a larguísimos cables enterrados en el lecho marino que surcan mares y océanos por todo el mundo. ¿Quieres conocer la tecnología de estos cables?

Cables submarinos

Ver PDF sobre la distribución de los cables

Los cables transoceánicos se llevan instalando en el mar desde 1858. Como hecho curioso, un poco antes de esa fecha, gracias a las investigaciones que se hicieron sobre la futura localización del cable telegráfico, se descubrió la dorsal del Atlántico, aunque en un principio se pensó que la dorsal era sólo una meseta. Aquellos primeros cables eran de cobre y estaban recubiertos de un material impermeable llamado gutapercha.

Un siglo después, en 1960, se empezaron a usar cables coaxiales apantallados para las comunicaciones telefónicas.

Finalmente, en 1980, llegó la fibra óptica, que no es sensible a las interferencias electromagnéticas y, además, puede llegar más lejos usando menos repetidores que los cables coaxiales. Las interferencias electromagnéticas en los cables submarinos coaxiales se producen porque, cuando pasa la corriente, en el medio en el que se encuentra (tierra o agua), se genera una corriente eléctrica en el sentido contrario que puede inducir ruido.

Actualmente, los cables de fibra óptica se construyen con 8 tipos de recubrimiento para protegerlos. Dentro de cada cable, viajan muchos canales de comunicación que se mezclan gracias a distintos tipos de técnicas de multiplexación (ésta consiste en diferenciar los canales de alguna manera para que puedan viajar por el mismo cable).

Estos cables transportan el 99% de las comunicaciones del mundo, ya que es el medio de transmisión más barato. El 1% restante se transmite vía satélite. Más del 70% del cableado está dedicado a Internet; el resto pertenece, principalmente, a redes privadas de grandes compañías y, un pequeño porcentaje (entorno al 1%), al teléfono.

Los cables no son indestructibles. Se suelen romper por avalanchas, maremotos, corrientes, movimiento de las placas continentales, mordiscos de tiburón, ciertas actividades de pesca, anclas de barcos e incluso piratas que los roban para venderlos. Cuando algo de esto ocurre puede afectar a millones de usuarios, aunque gracias al diseño de Internet no se suelen quedar incomunicados del todo.

Para solucionar estos problemas hay 24 barcos en el mundo que se encargan de reparar los cables. En total se hacen unas 50 reparaciones al año.

Para poder enterrar y mantener los cables, estos barcos cuentan con grúas y vehículos como el que se muestra a continuación:

Vehículo submarino operado de forma remota

Son vehículos controlados de forma remota y están equipados con todo tipo de instrumentos. Este en concreto, puede alcanzar profundidades de 2.500m y cuenta con herramientas de entierro, manipuladores, sónar, ecosonda (altímetro), sistema de seguimiento del cable, posicionamiento acústico y cámaras.

En la próxima entrada, explicaré como funcionan los repetidores y como es posible la instalación de estos cables en las dorsales oceánicas.

Pensamientos (0): Comentar
Categorías: ,

Comparte:

Copia y pega en tu página:

Comparte
Escribe tus pensamientos computables

Respondiendo a los siguientes comentarios:

Para comprobar que eres un humano responde correctamente:

Esta pregunta no me gusta, ¡cambialá!

Ninguno de estos datos será almacenado.

(Escribe el correo electrónico)

Campo obligatorio.

(Escribe el correo eléctronico o los correos electrónicos separados por comas)

Campo obligatorio.

Para comprobar que eres un humano responde correctamente:

Esta pregunta no me gusta, ¡cambialá!

Daiatron en Google+